EcuadorNoticiasSALUD

Los mitos y verdades de los medicamentos genéricos

¿Qué son los medicamentos genéricos?

Un medicamento genérico es un medicamento creado para ser igual a un medicamento de marca ya comercializado en cuanto a su dosificación, seguridad, potencia, vía de administración, calidad, características de rendimiento y uso previsto. Estas similitudes ayudan a demostrar la bioequivalencia, lo que significa que un medicamento genérico funciona de la misma manera y proporciona el mismo beneficio clínico que su versión de marca.

Los medicamentos genéricos son una alternativa viable en estos tiempos de crisis económica, pues cuestan hasta siete veces menos que los medicamentos de marca.

Durante muchos años, el uso de los genéricos ha estado rodeado de múltiples controversias y se ha dudado de su seguridad y eficacia. Para el doctor Luis Guillermo Jiménez, epidemiólogo colombiano, esto se debe a campañas que por años han hecho las grandes farmaceúticas para alimentar actitudes y opiniones que cuestionan el uso de los genéricos, pero él recuerda que “el cuerpo no reconoce marcas y las enfermedades se curan con moléculas”.

1.    Son de baja calidad y por eso no son efectivos

Esto es un mito. Los medicamentos genéricos son igual de seguros y eficaces que los de marca y estudios de bioequivalencia respaldan esta aseveración. La bioequivalencia es la relación entre dos o más productos farmacéuticos que son equivalentes farmacéuticos y muestran idéntica biodisponibilidad. Esto es que el

principio activo se encuentra disponible en la sangre en igual cantidad y a la  misma velocidad que lo hace el medicamento de referencia. En esa medida, tanto el medicamento genérico como el de marca actúan de la misma forma en el cuerpo.

2.    Son fabricados con menos componentes

Esto es un mito. A todos los medicamentos que tienen una autorización de la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (ARCSA) , se les exige la demostración científica de que poseen la misma cantidad de principio activo y su velocidad de disolución y absorción en el organismo sean equivalentes frente a los originales. Además, las materias primas usadas para la fabricación de los genéricos también cuentan con una serie de estándares internacionales que son vigilados por la ARCSA.

3.    Funcionan igual que los de marca

Es una realidad. Cualquier medicamento genérico creado con un medicamento de marca como modelo debe tener los mismos efectos en el cuerpo que ese medicamento de marca.

4.    Son más económicos

Es una realidad. Los medicamentos de marca o comerciales tienen un precio más alto pues requieren altos costos en investigación y desarrollo a fin de obtener una patente que puede ser explotada durante 15-20 años.

Además, cuando se lanza el producto al mercado, se realiza una alta inversión en promoción y mercadeo para darlo a conocer. Los medicamentos genéricos, en cambio ya no tienen gastos en investigacion y desarrollo, por lo tanto su costo es menor.

5.    Si fueran iguales, la presentación sería la misma.

Esto es un mito. Los medicamentos genéricos pueden variar la forma, pero siempre tendrán la misma composición de uno de marca.

El Dr. Jiménez recuerda que los medicamentos genéricos, al ser bioequivalentes, no sólo son iguales de eficaces y seguros que los de marca, sino que por sus costos permiten que los pacientes completen los tratamientos y puedan curar sus enfermedades.

Dr. Luis Guillermo Jiménez Villa

Médico cirujano, Universidad Juan N. Corpas, Bogotá, Colombia Especialista y Magíster en Epidemiología de las Universidades CES y del Rosario de Bogotá.

A %d blogueros les gusta esto: