EcuadorSin categoría

Presidente Guillermo Lasso rechazó juicio político, tras decisión de la Corte Constitucional

[ad_1]

En cadena nacional, emitida este jueves, 30 de marzo de 2023, el presidente de la República, Guillermo Lasso, rechazó enfáticamente el juicio político que hasta el momento ha superado dos instancias: el Consejo de Administración Legislativa (CAL) de la Asamblea Nacional y la Corte Constitucional (CC).

El miércoles, 29 de marzo de 2023, los jueces de la CC emitieron el dictamen favorable que fue requerido por la Asamblea Nacional para llevar a juicio político al presidente de la República, por supuesto peculado, delito contra la administración pública; no pasó el tema relativo a la concusión.

Ante ello, el Primer Mandatario señaló que “rechazo este juicio político que huele muy mal. Segundo, soy demócrata y creo que la democracia se fortalece con más democracia. Por tanto respeto la decisión de la Corte Constitucional aunque no la comparta. Tercero, soy humano, por tanto me indigna este ataque a mi integridad, mi reputación y también a la de nuestro hogar…En mi vida personal , profesional y pública siempre he actuado con recta intención”.

Señaló que “me da la impresión que algunos asambleístas buscan el poder de forma desesperada, sin límites, y por fuera de los tiempos que establece la democracia. Es la verdad. Mi defensa, ecuatorianos, es la defensa de su estabilidad y de sus derechos”.

El presidente Lasso dijo que el juicio admitido tiene tres maneras de verse: jurídico, político y personal. El primero es el más débil. Dijo que la intención es clara, ya que los asambleístas interpelantes hicieron caso omiso a la Constitución.

“La Corte Constitucional desechó la acusación de concusión. No había pruebas. La misma Corte dio paso al juicio por presunto peculado. Por cierto, lamento las presiones y amenazas que la Corte Constitucional recibió de determinados sectores. La Corte Constitucional dio paso por presunto peculado. Pero, ¿qué es esto de peculado? Es cuando alguien usa y abusa de fondos públicos para beneficio propio. Los de ustedes ecuatorianos, sus recursos para beneficio propio. Tampoco hay prueba alguna de esto. Como dicen los abogados, los delitos contra la administración pública exigen el elemento las pruebas del dolo, ¿dónde están? No hay”, exclamó.

Y se preguntó “¿Saben ustedes porqué no hay pruebas? Me acusan por un contrato de Flopec firmado en 2018, con un alcance en 2020. No me pueden atribuir algo que no hice. No era Presidente en esas fechas. El contrato del gobierno anterior tiene recomendaciones técnicas de Contraloría no indicios de responsabilidad penal”.

Calificó al juicio de “absurdo” porque aún no era Presidente de la República. No existe una investigación en la Fiscalía sobre este tema. Si alguien tenía pruebas debió poner la denuncia en Fiscalía. No hay juicio penal porque no hay pruebas contra mí y, en mi caso, porque no he cometido delito alguno, menos antes de posesionarme”.

El presidente Lasso dijo que también hay un componente político. Recordó que en Ecuador no impera la ley de los más fuertes sino la Constitución. “Las mafias se han sumado a la política para recuperar las preventas que les quitamos”.

Además, habló sobre el Estado de Derecho, el cual no se defiende con anarquía y barbarie. Recordó que en la segunda vuelta electoral, él fue electo como Presidente Constitucional por cuatro años. “En democracia, ecuatorianos, los ciclos políticos se deben cumplir. Pero es más crítico el escenario del juicio político porque pretende evaluar mi gestión con base a pruebas fraudulentas y podría hablarles de vulneraciones al debido proceso, incumplimientos, uso de artículos equivocados, pruebas ilícitas…”.

También, mencionó que los ecuatorianos están preocupados por la seguridad, el terremoto, el deslave de Alausí y demás temas. “Me molesta, me ofende y me indigna que intenten asesinar mi reputación y la de mi hogar”.

Desde lo personal, el presidente Lasso explicó que “debo defender mi nombre y el de mis hijos, nietos, esposa y de todos quienes conforman mi hogar. Como persona estoy viviendo un ataque sistemático y mafioso; pretenden enlodar mi nombre y el de mi hogar. Eso se llama intento de asesinato de la reputación… Es un proceso deliberado y sostenido para destruir la credibilidad de una persona… Se destruye con las ‘fake news’, chismes, memes…”.

Y recalcó que “como Presidente todas mis acciones son transparentes; soy inocente de las patrañas que me han inventado”. Y complementó que se busca “silenciar su voz, debilitar y destruir la democracia; quitarles la estabilidad, la democracia y su decisión. Eso es lo que está en juego en este instante”.



[ad_2]

Source link