EcuadorNacionalNoticiasPolitica

Gustavo Larrea y su Binomio Alexandra Peralta

Gustavo Larrea es precandidato a la presidencia del Ecuador por el movimiento Democracia Sí.

El viernes 14 de agosto, Larrea hizo el anuncio a través en su cuenta de Twitter.

“Acepto la candidatura a la Presidencia de la República del Ecuador porque sé que es posible devolverle a las familias ecuatorianas un gobierno libre de corrupción”, dijo Larrea en la red de microblogging. 

En su discurso de aceptación de la candidatura, Larrea dijo que está convencido de que es posible devolver a las familias ecuatorianas un país seguro y un gobierno honrado, “que restablezca el sistema nacional de salud, que pare el desempleo, que devuelva a los jóvenes su derecho a estudiar en la universidad”.

Además, arremetió contra el gobierno de su antiguo aliado, el ex presidente Rafael Correa.

Según el nuevo precandidato, fue víctima de la calumnia “montada por operadores del correísmo” quienes les acusaron de tener vínculos con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias  de Colombia (FARC).

Gustavo Larrea es un quiteño de 64 años. Desde su juventud, formó parte del Frente Revolucionario Estudiantil junto con el ahora Presidente de la República, sucesor y también enemigo de Correa, Lenín Moreno.

Larrea fue miembro de la Acción Popular Revolucionaria Ecuatoriana (APRE), partido por el que fue diputado en 1994. Por ese partido también fue subsecretario de gobierno de Abdalá Bucaram en 1996.

Además, fue dos veces ministro en el gobierno de Rafael Correa. La primera, fue Ministro de Gobierno en 2007 y la segunda, en 2008, desempeñó el cargo de Ministro Coordinador de Seguridad Interna y Externa.

En 2009, Larrea se separó de Alianza País, entonces partido político de Correa. Según una entrevista realizada a Larrea, el motivo de su separación fue porque Correa veía “lla democracia utilitaria­mente, cree que hay que concentrar el po­der”, dijo entonces.

Democracia Sí es un movimiento autoproclamado de centroizquierda, que se creó en el 2015. Cuatro años más tarde, fue legalizado por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Tras su legalización, el movimiento participó en las elecciones seccionales de marzo de 2019. Después de los comicios, Democracia Sí alcanzó 30 alcaldías a nivel nacional.

La mayoría fue en alianza con otros movimientos. También obtuvo cinco prefecturas provinciales.

A %d blogueros les gusta esto: